ATENCIÓN!

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta su utilización. Saber más

Acepto

Incendios forestales en España: los ingenieros técnicos piden al Gobierno más gestión forestal

El Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos (COITF) de España reclama a las administraciones públicas que inviertan en mantener y proteger su patrimonio natural o lo que es lo mismo, que inviertan en gestión forestal para evitar en la medida de lo posible las catástrofes naturales que están sufriendo varias comunidades autónomas en estos comienzos del verano. Por otro lado exige un endurecimiento de los castigos penales y económicos a los culpables de provocar incendios forestales.

España, por su ubicación geográfica, sufre habitualmente incendios forestales, y lo normal es que estos incendios se produzcan en veranos caracterizado por períodos prolongados de altas temperaturas y humedad relativa muy baja como se padece en estas fechas.

El COITF señala que “no es nuevo afirmar que el 96% de los fuegos son provocados por causa humana, ya sea por una negligencia o intencionados. Y también es de resaltar que casi la mitad de los grandes incendios forestales (más de 500 hectáreas), aquellos que generan un verdadero drama ecológico, económico y social, son intencionados. Es ahí donde debemos incidir, España necesita una mayor sensibilización ambiental, debemos ser conscientes de las enormes pérdidas que generan incendios de estas características. Y sobre todo, debemos conseguir, que todo el peso de la ley caiga sobre estos terroristas ambientales y que estos delitos no queden impunes, y es más, esas penas deben ser mucho más duras que las actualmente existentes”.

Ya la Constitución Española señala que todos tenemos derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo y para los que ataquen a este medio, en los términos en los que la ley fije, se establecerán sanciones penales o, en su caso, administrativas así como la obligación de reparar el daño causado, agrega el COITF.

Añade que el Código Civil advierte que los causantes de un incendio serán castigados con penas de prisión de uno a cinco años y multa de doce a dieciocho meses y si ha existido peligro para la vida o integridad física de las personas, serán castigados con una pena de prisión de diez a veinte años aunque los jueces o tribunales pueden imponer la pena inferior en grado atendidas la menor entidad del peligro causado y las demás circunstancias del hecho. El criterio para imponer una pena mayor o menos es que el incendio afecte a una superficie de considerable importancia, que se deriven grandes o graves efectos erosivos en los suelos, que se altere significativamente las condiciones de vida animal o vegetal o afecte a algún espacio natural protegido y en todo caso, cuando se ocasione grave deterioro o destrucción de los recursos afectados. También se impondrán dichas penas en su mitad superior cuando el autor del incendio forestal actúe para obtener un beneficio económico con los efectos derivados del incendio.

“En aquellos casos en los que el incendiario haya sido pillado in fraganti sin que llegue a propagarse el incendio, es castigado con una exigua pena de prisión de seis meses a un año, con lo que lo más probable es que ese delincuente ni siquiera pise la cárcel” sostiene el COITF.

También es necesaria la colaboración ciudadana, en un primer momento advirtiendo de la existencia o iniciación de un incendio forestal, estando obligado a avisar a la autoridad competente o a los servicios de emergencia y, en su caso, a colaborar, dentro de sus posibilidades, en la extinción del incendio. Y sobre todo es necesaria esa colaboración para localizar a los causantes de tan enormes desastres, agrega el Colegio.

Para el COITF, la actual situación económica del país ha provocado que todas las comunidades autónomas hayan reducido de forma radical y dramática las inversiones en gestión forestal y por ende en trabajos de prevención de incendios forestales. El abandono de la actividad ganadera y forestal por falta de rentabilidad ha supuesto la acumulación vertical de biomasa en muchos bosques y continuidades horizontales de combustible, al reforestarse de forma natural los terrenos agrícolas abandonados. La crisis que atraviesa el mundo rural actual comporta además la pérdida de la capacidad de detección y extinción inmediata por parte de la población rural, pérdida de caminos rurales al invadirlos la maleza, conocimiento del territorio, etc. Si a esto le unimos que estamos sufriendo unas condiciones meteorológicas muy severas, con el invierno más seco en los últimos 50 años, la situación con la que nos podemos encontrar este verano puede ser dantesca, un verdadero infierno. Atacar pronto un fuego y que se hayan realizado labores preventivas es fundamental para que un incendio forestal no alcance grandes proporciones y se convierta en una verdadera catástrofe ambiental, económica y social. Los profesionales, que hemos sido preparados para gestionar de forma sostenible nuestro medio natural, sabemos que, en cualquier masa forestal en la que no se han aplicado los correspondientes tratamientos preventivos contra incendios y en la que existe una continuidad horizontal y vertical de la vegetación, un incendio puede avanzar de una forma brutal sin que podamos hacer demasiado para atajarlo. Es por ello que reclamamos a las administraciones autonómicas inviertan en mantener y proteger su patrimonio natural o lo que es lo mismo, que inviertan en gestión forestal para evitar en la medida de lo posible las catástrofes naturales que estamos sufriendo en estos comienzos del verano”.

Fuente:http://www.periodistas-es.org/politica/incendios-forestales-en-espana-los-ingenieros-tecnicos-piden-al-gobierno-mas-gestion-forestal

 

SÍGUENOS:

Síguenos en facebook - forestcazaSíguenos en Twitter - ForestCazaSíguenos en linkedin - ForestCazaGoogle+ Plus forestcazaBlog ForestCaza
 

CONTÁCTANOS:

91 028 99 06 • 685 198 167 whatsapp logo vector2

localizacion forestcaza icon 04

Paseo de la ermita, 17. 28979, Serranillos del Valle. Madrid.